Arxiu d'etiquetes: Uno que pasaba

Qui dia passa, any empeny

Després de descobrir l’ent, el navegant va començar a explorar aquell nou i estrany món a què havia arribat. Trobà un bibliotecari desordenat (ara Catorze), i tres noies que anaven d’aquí a allí demanant informació per fer un tesaure… diguem-ne picant. Elles el van guiar cap a altres ports, on a vegades deixava la seva signatura, un que passava (o uno que pasaba), perquè creia que només era un que passava, i no volia deixar massa de si enrere.

Però un dia es va adonar que viatjava molt, però sense company de viatge amb qui parlar. I es va decidir: si tenia res important a dir no ho sabia, ni li importava gaire. Només volia omplir un buit, i abocar totes aquelles coses que li passaven pel magí de tant en tant i que no sabia què fer-ne. No tenia gaire clar què volia que fos ni cap a on volia que anés aquell nou projecte, però sabia, sense cap mena de dubte, com l’anomenaria: Un que passava.

Des de llavors hem perdut comentaris i companys de viatge, d’altres han canviat de nom o de bloc, hem descobert nous continents i hem anat canviant d’aspecte. I avui la criatureta fa un any. I no ho hauria aconseguit sense tots els que, en silenci o deixant-hi una mica de la vostra pròpia veu, heu passat per aquí en algun moment.

A tots, gràcies.

Tras descubrir al ent (barbol.com), el navegante empezó a explorar aquel nuevo y extraño mundo al que había llegado. Encontró a un bibliotecario desordenado (ahora Catorze), y a unas chicas que iban de aquí a allí pidiendo información para hacer un tesauro… digamos que picante. Ellas lo guiaron hacia otros puertos, dónde a veces dejaba su firma, un que passava (o uno que pasaba), porque creía que sólo era uno que pasaba, y no quería dejar atrás demasiado de si.

Pero un día se dio cuenta que viajaba mucho, pero sin compañero de viaje con quien hablar. Y se decidió: si tenía algo importante que decir no lo sabía, ni le importaba demasiado. Sólo quería llenar un hueco, y volcar todas aquellas cosas que le pasaban por la mente de vez en cuando y que no sabía qué hacer con ellas. No tenía muy claro qué quería que fuera ni hacia dónde quería que fuera aquel nuevo proyecto, pero sabía, sin la menor duda, como lo llamaría: Un que passava.

Desde entonces hemos perdido comentarios y compañeros de viaje, otros han cambiado de nombre o de blog, hemos descubierto nuevos continentes y hemos ido cambiando de aspecto. Y hoy la criaturita cumple un año. Y no lo habría conseguido sin todos los que, en silencio o dejando algo de vuestra propia voz, habéis pasado por aquí en algún momento.

A todos, gracias.