Arxiu d'etiquetes: Qué leer

La citació: Antonio Lozano

En un momento en que las redes sociales y los blogs demuestran que lo que más valora el individuo es compartir, en que la recomendación abierta y vírica es estrella, la fosilización de algunos medios al pretender apropiarse de los contenidos se antoja cavernícola. Cuando menos, la guerra por una entrevista o un avance editorial en exclusiva resulta particularmente ridícula ahora que estamos a un clic de docenas de ellas en todos los idiomas. La capacidad de cada periodista literario para convertirse en un prospector fiable y despertar interés por aquellos títulos que merezcan la pena debería ser la principal regla del juego y no la transformación de los escritores en trofeos.

Lozano, al Tema del mes de número 160 de la revista Qué leer, denuncia l’actitud d’alguns mitjans que, després d’enviar un periodista a entrevistar un escriptor, no publiquen l’entrevista excusant-se en el fet que un altre mitjà ja n’ha publicat una altra i ja no té interès. El periodista, evidentment, no cobra la feina feta. Potser els que n’haurien de prendre nota són els directors d’alguns suplements dominicals, que sembla que es posin d’acord per oferir els mateixos continguts el mateix dia…

  • Antonio Lozano. «El escritor como trofeo». Qué leer, núm. 160 (2010), p. 4.

La citació: Juan Eslava Galán

Una altra perla trobada a la secció «Tema del mes» de la revista Qué leer, aquesta vegada sorgida de la ploma de Juan Eslava Galán, que parla sobre el premi Nobel de literatura: «El premio que le dieron a Cela».

El Premio Nobel de Literatura es como una miss. Reina durante un año y después nombran a otro y los periódicos se olvidan de él y, con ellos, los lectores y los editores. Pervive sólo en las enciclopedias.

Més endavant, pasa per sobre del tret més problemàtica del premi i que sol generar discussions sempre que surt: què es premia? La qualitat literària de l’obra? Cal tenir en compte la personalitat i la ideologia de l’autor premiat?

El Nobel es un premio mediático, pero… ¿garantiza al menos la excelencia de la obra? No necesariamente, porque los criterios de la Academia sueca son más políticos que literarios: intentan que esté representada la literatura mundial como ellos la perciben. Algún escritor oriental (indio, chino, japonés…), de vez en cuando algún musulmán, un judío, un hispano… Es un premio políticamentecorrecto en el que priman consideraciones extraliterarias y a veces decididamente políticas. A borges lo excluyeron el año que elogió al tirano Pinochet[.]

Segurament se’n parlarà durant els propers dies i se’n tornarà a parlar l’any vinent, igual que se’n parlà l’any passat. Hi ha qüestions sobre les quals sembla que estem condemnat a no posar-nos d’acord.

  • Juan Eslava Galán. «El premio que le dieron a Cela». Qué leer, núm. 147 (2009), p. 4.

La citació: Milo J. Krmpotic

La discussió sobre la bonesa de l’obligatorietat de la lectura a l’ensenyament primari i secundari per formar lectors o per espantar els joves quan vegin un llibre en el futur és vella i no sembla que s’hagi d’acabar: com en altres aspectes relacionats amb la lectura, cadascú té una idea diferent. Dels molts arguments a favor i en contra de les lectures obligatòries, a la secció «Tema del mes» del darrer número de la revista Qué leer Milo J. Krmpotic defensa l’obligatorietat com una via per fer descobrir els joves lectors autors que potser, d’una altra manera, no arribarien a descobrir mai. En copio un fragment que recull la postura de l’autor de l’article:

[…]Porque, en términos personales, mi vida escolar en su variante lectora amparó grandes descubrimientos a los que no necesariament hubiera llegado por otras vías, lo mismo en el terreno del mero entretenimiento (desde El zoo de Pitus del citado Sorribas hasta Michael Ende) que en el de los libros que podríamos catalogar de “adultos” (Un mundo feliz de Huxley, La peste de Camus…) o a la hora de ir más allá del género novelesco (El estudiante de Salamanca, Tres sombreros de copa…).

[…]Pero, casos clínicos aparte, dudo mucho que la obligatoriedad vaya a provocar grandes traumas, a restar lectores en vez de sumarlos. Y, quizá rodando ya precipicio de la obviedad abajo, añadiré la fórmula del éxito: un plan tan estructurado como progresivo y debidamente tutelado, donde poco importe que se lea La historia interminable en detrimento de El tiempo de los sueños […] pero no se acabe, con los años por obviar títulos de perfil más “difícil”.

Em sembla que jo estic més  a prop d’aquest punt de vista que del contrari, al cap i a la fi a mi les lectures obligatòries no em van fer nosa i vaig descobrir algun llibre que potser no hauria llegit d’una altra manera (o hauria trigat a fer-ho). Ara, que també vaig haver de llegir algun llibrot ben avorrit…

  • Milo J. Krmpotic. «¿Leer a Ende, leer a Solzhenitsin?». Qué leer, núm. 148 (2009), p. 4.