Arxiu d'etiquetes: La luz fantástica

Biblioteques de paper, iv: la biblioteca de la Universitat Invisible d’Ankh-Morpork

Tornem a la sèrie de notes sobre biblioteques trobades en llibres, que teníem abandonada des de fa força temps, no pas per desinterès, sinó perquè els llibres llegits últimament no tenien cap biblioteca (excepte L’ombra del vent, que es va quedar al llimb dels posts perduts). És la biblioteca d’«el principal centre d’ensenyament de màgia al Disc», la Universitat Invisible d’Ankh-Morpork, una de les ciutats de l’hilarant Mundodisco de Terry Pratchett:

Era un lugar asombroso. Muchos de los libros eran mágicos, y lo que nunca se debe olvidar sobre los grimorios es que son mortíferos en manos de un bibliotecario ordenado, porque se sentirá impelido a colocarlos todos en el mismo estante. No es buena idea, tratándose de unos libros con tendencia a tener escapes de magia, porque si hay dos juntos forman una Masa Negra crítica. Además, muchos hechizos menores son bastante picajosos en lo que a la compañía se refiere, y suelen expresar sus objeciones lanzando los libros donde se encuentran de un lado a otro de la habitación. Y, por supuesto, también está la presencia apenas intuida de la Cosas de las Dimensiones Mazmorra, siempre buscando cualquier escape de magia, siempre sondeando los muros de la realidad.El trabajo de bibliotecario mágico, quien tiene que pasarse los días en esta clase de ambiente sobrecargado, es un empleo de alto riesgo.

El bibliotecario jefe, que estaba sentado sobre su escritorio pelando una naranja con tranquilidad, era consciente de eso.

Alzó la vista cuando entró Trymon.

—Busco cualquier cosa que tengamos sobre la Pirámide de Camis-Het —dijo Trymon.

Iba preparado: se sacó un plátano del bolsillo.

El bibliotecario lo miró con tristeza y saltó al suelo. Trymon encontró una mano suave en la suya y el hombre le guió entre las estanterías. Era como sostener un guantecito de piel.

A su alrededor, los libros se estremecían y chisporroteaban con ocasionales descargas de rayos mágicos dirigidos contra los parahechizos cuidadosamente clavados en las estanterías. Había un olor tenue, azulado, y en el mismísimo umbral auditivo se sentía el horrible chisporroteo de las criaturas de las mazmorras.

Al igual que otras muchas partes de la Universidad Invisible, la biblioteca ocupaba mucho más espacio del que daban a entender sus dimensiones exteriores, porque la magia distorsiona el espacio de una manera muy extraña. Debía ser la única biblioteca del universo con estantes Moebius. Pero el catálogo mental del bibliotecario funcionaba de maravilla. Se detuvo junto a una imponente torre de libros polvorientos y saltó. Se oyó el ruido de papeles que crujían y una nube de polvo descendió hacia Trymon. El bibliotecario volvió con un delgado volumen en las manos.

—Oook —dijo. [p. 37-38]

A Terry Pratchett: La luz fantástica. Traducció de Cristina Maciá. Barcelona: De Bolsillo, 2004. 277 p. ISBN 84-9793-178-5.

De fons, una mica de Marlango.