La citació: Juanma Santiago sobre els llibres electrònics

¿Y los libros electrónicos? Se ha hablado hasta la saciedad de hasta qué punto hundirían el negocio, cuando lo cierto es que pueden ser, precisamente, su tabla de salvación. El escollo principal que frenaba su puesta a la venta, la comercialización de lectores a precios competitivos y con calidades de reproducción indistinguibles (o casi) de la que ofrece el papel, está muy cerca de solucionarse. Tanto el Sony eReader como el Kindle de Amazon y (tal vez) el Papyre parecen unos instrumentos solventes que harán que la lectura del libro electrónico deje de ser el suplicio que la lectura en pantalla es en la actualidad. Cierto es que el fetichismo a favor del objeto libro pesa mucho, y que los libros nunca dejarán de comprarse y leerse, pero la dicotomía libro de paper versus libro electrónico nos parece totalmente absurda: se trata de soportes diferentes del mismo producto, en la misma medida en que un libro de bolsillo es exactamente lo mismo que un ejemplar del mismo libro pero, pongamos por caso, encuadernado en tapa dura, con ilustraciones a todo color y en una edición de lujo. Se trata de formatos diferentes para un mismo producto. El futuro de la edición no pasa por la lucha entre libros electrónicos y libros de papel, sino por las diferentes maneras en que se consiga gestionar la propiedad intelectual, pues al fin y al cabo lo que define al libro de ayer, hoy y mañana es el concepto de autoría. Se trata de un debate artificial, engañoso y, nos tememos, interesado.

Ante este panorama, los libros electrónicos deben ser el enésimo soporte que ayude a vender los productos que ya venden, pero también pueden convertirse en esa tabla de salvación de la que hablábamos, el cauce que permita dar salida a productos que, con el mercado editorial de hoy en día, resultan anticomerciales e impublicables.

Juanma Santiago. «Editorial». Artifex Cuarta Época, núm. 4-5 (novembre 2009), p. 10.

4 pensaments a “La citació: Juanma Santiago sobre els llibres electrònics

  1. Deric

    no acabo d’entredre això de la taula de salvació però avui en dia tots els contractes que fan les editorials inclouen una clàusula sobre els drets d’edició digital.
    Per cert, què en penses del nou llibre electronic d’Apel?

    Respon
    1. Ferran - Un que passava

      En Juanma es referia, sobretot, a obres descatalogades, a fanzines, etc. Els contractes d’ara sí que inclouen una clàusula, però què passa amb els signats fins ara, que no l’incloïen?

      Deric, Apple no ha té cap llibre electrònic: té un iPod Touch gros. De fet, és un aparell a mig camí entre això i un netbook, però no un llibre electrònic, malgrat que s’hi puguin llegir llibres electrònics (com en un portàtil o un PC…). Els llibres electrònics van tots associats a la tinta electrònica, i l’iPad té una pantalla retroil·luminada com la de qualsevol ordinador.

      Respon
  2. Grine

    Para mí, el libro de papel no tiene comparación con el libro electrónico. Pero a favor del electrónico he de decir, después de ver el kindle en acción, que tiene alguna ventaja interesante, como el hecho de poder llevar multitud de libros en un mismo soporte que lo convierte en un gadget muy atractivo para viajar sin ir cargado. La mayor desventaja es obvia: necesita baterías y si te quedas sin ellas se acabó lo que se daba…

    Respon
  3. Retroenllaç: Sala de lectura, 118: Artifex Cuarta Época « Un que passava

Respon a Grine Cancel·la les respostes

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *