Diàlegs absurds

Doctora (recolzada al taulell)
Tú que tienes cara de hacker, quiero preguntarte una cosa.
Un que Passava (aixecant-se de la cadira i acostant-s’hi)
Pero no me acaba de llamar pirata?
Dra.
Pilar? No, yo he dicho hacker.
UqP. (s’asseu al taulell).
Pirata, vamos.
Dra.
Ah, pirata! Bueno, yo lo que quiero es que me ayudes con una cosa de informática, y tú sabes mucho de eso.
UqP.
No mucho, pero si puedo ayudarla…
Dra.
Tú conoces un programa que se llama XXX? Es que me sale que lo instale para ver unas cosas y no sé si fiarme.
UqP.
Pues no me suena de nada.
Dra.
Pues vaya. Y yo que pensaba que lo sabías todo.
UqP. (s’aixeca del taulell)
Fíjese usted, Dra., que yo también lo pensaba, y sabe? Resulta que hay cosas que no sé!
Dra.
No me digas? No puede ser…
UqP.
Como se lo digo…
Dra.
Eso no puede ser. Lo que te pasa es que tienes un problema de autopercepción, tu crees que no lo sabes pero la verdad es que sí. [l’explicació era més llarga i més tècnica… però la Neurona es nega a recordar-la]
UqP.
Vaya… así que era eso… Ya decía yo que me hacía falta la ayuda de un especialista…
Dra.
Son 30 leuros.
UqP.

Dra.
Es lo que cobro por sesión. Soy muy barata, yo.

Marxen els dos

Amb algun petit canvi, mínim d’altra banda, aquest text reprodueix una conversa real.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *